Dificultades generales para identificar Servicios Funcionales

El camino para conseguir un buen catálogo de servicios está lleno de trampas. A continuación se describen algunos ejemplos comunes que se aplican a la identificación de servicios:

  • Servicios sólo de nombre.

Los términos SOA y Servicio se utilizan con poco rigor en muchos entornos TI. Los equipos de proyecto etiquetan en ocasiones a sus aplicaciones como “orientada a servicios”, simplemente debido a la percepción errónea de que el uso de servicios Web constituye por sí solo una arquitectura SOA.

Se crean gran cantidad de servicios Web, sin tener en cuenta de la alineación con el negocio, reutilización o cualquier otra propiedad que un servicio debe tener. Esto lleva a una gran decepción cuando los beneficios esperados de SOA nunca llegan.

  • Inexistencia de servicios perfectos.

En el otro lado del espectro está el peligro de tener analistas y arquitectos que modelan servicios maravillosos que simplemente no pueden ser construidos usando la tecnología actual. Esto se puede evitar a través del aseguramiento constante de que todos los esfuerzos de modelización se balancean con una dosis de realidad.

  • Servicios de Babel.

Si una organización no tiene un modelo de datos canónico, los servicios son automáticamente incompatibles. El resultado es un entorno que dependerá de tecnologías de transformación y transición durante muchos años. Esto, en última instancia, inhibirá todos los aspectos de la orientación a servicios.

  • Servicios Spaguetti.

Un problema que puede ocurrir cuando los servicios son definidos en múltiples niveles de granularidad es que la terminología técnica y la de negocio pueden estar tan mezcladas que los servicios pueden llegar a ser muy poco intuitivos, confusos y a veces, simplemente inutilizables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *