¿Podemos adoptar Scrum en nuestra empresa?

Es la pregunta del millón. ¿Cuántos directores de tecnología están deseando que les digamos que sí, que a partir de ahora vamos a entregar nuestros productos software en tiempo récord?.

Al margen del daño que han hecho al sector las revistas de informática y que han puesto en la cabeza de los directivos ideas sin una base de conocimiento importante, sí que podemos hacernos una serie de preguntas antes de tirarnos a la piscina y decirles que mañana podemos comenzar a «scrunear».

El sentido de las preguntas en comenzar un proceso de reflexión a partir del cual tomemos una decisión. Algunas de las que propone Jeff Sutherland son estas:

  • En nuestra compañía, ¿es muy importante la velocidad de entrega?
  • ¿Es importante la innovación?
  • ¿Cómo de capacitado es el equipo? ¿pueden trabajar en modo multidisciplinar? o ¿tenemos una estructura jerarquizada de roles?
  • ¿Dónde están ubicados los equipos?
  • ¿Son muy complejos nuestros productos?
  • ¿Tenemos tiempo para adoptar las prácticas ágiles? ¿Cuánto tiempo?

A partir de estas preguntas, un consejo: Aplicar el sentido común y no dejarnos llevar por modas. Tan bueno puede ser un proyecto «clásico» como un proyecto «ágil», todo dependerá de las variables que manejemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *