Scrum desde el plano conceptual

Scrum es un marco ligero para entregar productos de valor a los clientes mediante la potenciación de Equipos multidisciplinares y autoorganizados. Está equilibrado de una manera única para permitir que las empresas hagan ajustes periódicos basados en la observación, la retroalimentación y los datos empíricos. Scrum proporciona a las organizaciones un marco para transformar sus ambientes laborales, restaurar el enfoque en el cliente y revitalizar a sus empleados. La amplia variedad de habilidades, roles y experiencias necesarias para que un equipo multidisciplinario sea efectivo, da lugar a que todo el mundo dentro de la organización tenga la oportunidad de contribuir.

Principios esenciales de Scrum:

  • Priorización – ordenar periódicamente necesidades y deseos contradictorios es vital para el éxito.
  • Responsabilidad – todos tienen que responder por sus decisiones, palabras, acciones y o acciones.
  • Inspeccionar-y-Adaptar – a intervalos regulares, el Equipo revisará su progreso y realizará ajustes.
  • Ritmo – los Equipos se esforzarán en desarrollar una cadencia regular de sus acciones.
  • Retroalimentación – los participantes aceptan y reciben nueva información sobre sus circunstancias y entorno.
  • Colaboración – más allá de la mera cooperación, nos esforzamos por construir utilizando los talentos y la ideas de los demás.
  • Autoorganización – los miembros del Equipo son los más apropiados para movilizar sus esfuerzos con respecto a sus metas y para mantenerse centrados en su objetivo.
  • Foco – se debe dar tiempo y espacio a las personas para que se concentren.

Scrum no proporciona una lista completa de actividades, artefactos y roles para entregar un producto terminado. En cambio, se basa en el mínimo marco necesario para que salga a la superficie la eficacia de la organización para entregar iterativamente un producto mientras realiza mejoras en el enfoque del desarrollo del producto de la compañía.

Scrum está asentado en tres elementos:

  • Transparencia
  • Inspección
  • Adaptación

Eliminar o disminuir, alguno de estos tres elementos del control del proceso empírico, debilita la eficacia de Scrum.

El marco de Scrum presenta la máxima cantidad de flexibilidad con la mínima cantidad de control para ayudar a reducir y gestionar la complejidad de los productos de desarrollo porque trata el proceso de desarrollo como una caja negra controlada.

A medida que tanto la incertidumbre como el desacuerdo entre las partes afectadas aumentan, las herramientas tradicionales para la gestión de proyectos fallan. En estos entornos, Scrum (enfoque empírico) proporciona una gran cantidad de valores debido al frecuente reajuste entre las partes afectadas basado en datos empíricos y retroalimentación. Además, los horizontes a corto plazo empleados por Scrum enlazan mejor las decisiones de causa-efecto y aumentan la certeza de los participantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *